viernes, 28 de enero de 2011

Aguacate

Aguacate      Tesoro mejicano

    Originario de México, Colombia y Venezuela, su nombre tiene procedencia azteca y deriva de la palabra –ahuacatl-, que hace referencia a su forma de testículo. Existe la creencia de que por su forma y riqueza en vitamina E, tiene propiedades afrodisíacas.
    Existen unas 500 variedades de aguacate con distintos tamaños, que van desde los 100 gr. a los 2 Kg.
    Los conquistadores españoles  invadieron los imperios Azteca e Inca en la primera parte del S. XVI y encontraron el aguacatero, que era el árbol sagrado de los aztecas,  en cultivos empleados para el consumo familiar desde México hasta Perú, y lo bautizaron con el nombre de “pera de las Indias”, dada su semejanza de forma a las peras. Pero dentro se encontraron con una gran semilla rodeada de una especie de mantequilla vegetal muy untuosa y muy distinta a la pera.
    Los españoles lo introdujeron en las Antillas en el S.XVII, en la Florida en 1.833 y en California en 1.871. En estos territorios de América es donde el cultivo ha adquirido mayor importancia. En el S.XIX se introdujo Australia, California y Argelia.
    En España entró por Canarias y se aclimató sobre todo en Málaga, Murcia, Valencia y Cataluña.
    Tiene multitud de propiedades medicinales y resulta  ideal como sustituto natural de  las proteínas contenidas en la carne, huevos queso y aves de corral, especialmente para los vegetarianos. También es beneficioso para los diabéticos ya que equilibra el nivel de azúcar en la sangre. La infusión de sus hojas se emplea para bajar la fiebre, los cólicos menstruales y la migraña. También se dice que su cáscara aplicada directamente  en la sienes sirve para aliviar los dolores de cabeza. En México también se aprovechan las hojas de aguacate para sazonar los frijoles y envolver algunas carnes que van a ser asadas. Además en cosmética se utiliza para la piel y el cabello, con excelentes resultados.
    Posée un valor calórico muy elevado con respecto a otras frutas, por lo que ha de moderar su consumo en caso de sobrepeso.
    A pesar de ser una fruta, se suele utilizar más como hortaliza. Existen cientos de recetas: desde un a sencilla ensalada hasta un exótico mousse de aguacate. Se puede consumir fresco, relleno, ligeramente cocido, en puré, como si fuera mantequilla, en zumo, batido… En Zaire se obtiene una especie de cerveza de aguacate, empleando esta fruta como materia prima.
Como no podía ser de otra manera, decir aguacate es decir guacamole, el plato mejicano conocido ya en casi todo el mundo, se trata de una preparación a base de la pulpa del aguacate machacada, a la que le añaden pimientos, cebollas, especias, tomate y zumo de limón.

TRUCOS
-A la hora de comprarlo conviene mirar que la piel no presente ninguna mancha o signos de excesiva maduración.
-Está maduro si al sacudirlo el hueso se mueve o cede al presionarlo con el dedo.
-Si no está del todo maduro, se debe dejar a temperatura ambiente durante el tiempo necesario, de 1 a 3 días.
-Para acelerar el proceso de maduración hay que envolverlo en papel de periódico junto con una manzana o un plátano.
-Si el aguacate está listo para comer, para detener la maduración se ha de guardar en la parte menos fría de la nevera
-Se puede congelar. Para ella hay que extraer la pulpa, aplastarla bien y mezclarla con un poco de zumo de limón.
-Para comerlo y echarle sal se ha de ha abrir justo antes de su consumo, ya que la pulpa se ennegrece con rapidez; lo que se puede evitar rociándolo inmediatamente con zumo de limón
-Un truco para conservar el guacamole es dejar los huesos dentro y tapando con un papel film directamente sobre la preparación, evitando que quede aire.
-Para pelarlo lo partiremos con un cuchillo con la piel, a la mitad, alrededor del hueso, separando las dos mitades, una quedará con el hueso y otra sin, después con ayuda de una cuchara, pegada a la piel, separaremos la pulpa que nos queda entera.
-La piel entera es muy práctica para presentar una ensalada hecha con el propio aguacate o el guacamole.

Timbal de guacamole con nachos y queso de cabra caliente
Para 6 personas

Ingredientes:
-4 aguacates
-1 cebolla tierna
-1 diente de ajo
-1 tomate
-Zumo de medio limón
-Un poquito de tabasco
-6 lonchas de queso de cabra de rulo
-1 bolsa de tortitas mejicanas o nachos
-Aceite de oliva, sal y pimienta
-Cilantro en hojas
-Unas gotas de salsa Perrins o Worcester

Preparación:
1)      Sacamos la pulpa de los aguacates, la colocamos en un bol y le añadimos el zumo de medio limón, el cilantro picado, la sal, la pimienta y el aceite de oliva, aplastándolo con el tenedor.
2)      Le añadiremos la cebolleta picada muy fina y el tomate pelado y picado fino.
3)      Le añadiremos el ajo hecho puré y unas gotas de salsa Worcester o Perrins y el tabasco.
4)      Dejaremos reposar ½ hora en la nevera para que tome un poco de cuerpo.
5)      Mientras tanto gratinaremos las rodajas de queso de cabra en el horno hasta que se doren un poquito.
6)      Colocaremos con ayuda de un aro o un molde, un poco de guacamole en cada plato y sobre éste el queso gratinado, procurando que nos quede entero.
7)      Acompañaremos con los nachos.
Coronita

    Como no podía ser de otro modo, la bebida más indicada para el plato que hoy les presento es la Coronita, Pilsner mejicana conocida mundialmente, presentada en botella transparente.
    Se trata de una cerveza muy ligera, ideal como aperitivo o para aquellas personas que quieran una cerveza de sabor suave.
    Tomada bien fría invita al consumo, por lo tanto ya  sabemos, precaución, porque entra como agua.
    Se suele tomar con un trozo de limón en el cuello de la botella y hasta con un poco de tequila. Su contenido alcohólico es de 4,6 % y contiene sólo 148 Kcal. por botella.
    Producida por el grupo Modelo, desde 1994 cotiza en bolsa y se exporta a más de 150 países.
    Aunque en principio era una bebida de obreros mejicanos, fue puesta de moda por los yuppies norteamericanos que tuvieron la feliz idea de acompañarla con la típica rodajita de limón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario