sábado, 12 de marzo de 2011

Albóndigas

Pocas cosas hay más ricas que desayunar un bocata de “pilotes amb tomatic”, cosa no muy habitual fuera de la isla. Por suerte, en Menorca existen un buen número de locales donde “las bordan”
    La palabra albóndiga proviene del árabe, pero desde luego que estas pequeñas albóndigas de carne se elaboran en todo el mundo con distintas peculiaridades.
    Son famosas las suecas, que la multinacional Ikea se ha encargado de promocionar en sus buffets. También los orientales emplean las albóndigas como acompañamiento en guisos, sopas, etc. Y los árabes con carne de ternera o cordero, elaboran pequeñas albóndigas aromatizadas con menta y comino, y servidas en una “tagine” con tomates y huevos fritos.
    En España, es sin duda uno de los platos de cocina casera por excelencia. Una buena albóndiga ha de combinar carne de ternera y cerdo, un poquito de miga de pan mojada en leche y cebolla bien pochada; con esto conseguiremos que la albóndiga esté jugosa tras la cocción en la salsa.
   ¿Freír o no freír? that´s the question. Mi recomendación, para las que son un poco más grandes, es enharinarlas y freírlas ligeramente para darles un toque dorado y sellar los poros. En el caso de las “pilotetes”, podemos cocinarlas directamente en la salsa, pues se hacen en un “santiamén”.
    Las salsas más apropiadas son las salsas rubias con vino blanco, los sofritos “atomatados” o un simple jugo aromatizado con alguna hierba fresca.
    En el caso de que preparemos alguna de pescado, una salsa marinera o una salsa cremosa ligeramente especiada, resultará perfecta.
    Y es que, no podemos olvidar que podemos preparar albóndigas de muchas cosas, o que se lo digan a Diego Coll, cocinero y copropietario del excelente “Es Cranc Pelut”, de Fornells, donde elabora unas albóndigas de pulpo que ya han recibido todos los elogios de la crítica.
   Un plato de albóndigas con patatas fritas y arroz, son dignas de la mejor mesa y no deben de faltar como sugerencia en un local de tapas que se precie. Excelentes las de Sa Taverna d´es Port, en el Puerto de Mahón, todavía las tengo en el paladar: jugosas, caseras, con sofrito, como de una madre.

Albóndigas de salmón con alcaparras y salsa de azafrán
Para 4 personas

Ingrendientes:
-400 gr. de salmón limpio de piel y espinas
-2 huevos
-1 puñao de alcaparras
-1 ramita de eneldo
-1 miga de pan mojado en leche
-1 cebolla picada y sofrita
-Sal y pimienta
-1 vaso de vino blanco
-1 vaso de nata
-1 vaso de caldo de pescado (puede ser de salmón)
-Azafrán
-Harina

Elaboración:

1)      Picar el salmón con la ayuda de un robot.
2)      Mezclar los huevos, el eneldo picado, las alcaparras y la miga de pan escurrida.
3)      Añadir el salmón, salpimentar y dejar reposar en la nevera.
4)      Formar las albóndigas y pasar por harina.
5)      Freir ligeramente en aceite de girasol y reservar.
6)      Preparar la salsa en una cazuela, reduciendo a un tercio el vino.
7)      Añadir el azafrán ligeramente tostado y el caldo.
8)      Finalmente distribuir las albóndigas en la salsa con delicadeza y la nata, dejando cocer a fuego muy lento unos 5 minutos.
9)      Podemos acompañar con un arroz “pilaf” o con otro tipo de cereal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario