sábado, 8 de octubre de 2011

De zumos

Pocas cosas resultan tan revitalizantes y mineralizantes, como tomarse un buen zumo de frutas para desayunar, “te pone las pilas”, pues un zumo bien preparado, bien con un exprimidor a posta para los cítricos o con una licuadora para frutas y hortalizas (electrodoméstico relegado en la parte alta del armario de la cocina, en la mayoría de las casas), te permite afrontar el día “a tope”.
    Los zumos refrigerados, o a base de concentrados, obviamente son fáciles de consumir, pues no requieren de preparación, pero su valor nutricional y vitamínico, es muy inferior al natural.
    Las combinaciones son infinitas, pudiendo utilizar frutas, verduras u hortalizas, aprovechando las mejores temporadas de estas, además no tenemos por qué relegar el consumo de zumos sólo a los desayunos, pues resultan tonificantes y estimulantes del apetito, antes de una comida o una cena, siendo cada vez más habitual que se oferten en cafeterías y bares, con o sin alcohol, como una opción saludable para tomarse algo.
   Existe una cultura en torno al hábito de consumir zumos, conocida como “zumoterapia”, donde en la combinación de vegetales y frutas, encontramos nuestros aliados para combatir muchísimas dolencias y enfermedades, y francamente, así lo creo, pues los zumos sientan bien, siendo incluso más digestivos que comer las frutas o vegetales en crudo.
    Un zumo de naranja aromatizado con menta fresca, resulta el acompañante perfecto para unas fresas, o el zumo de uva y manzana, para guisar un lomo de cerdo, pues lo enternece. Con el zumo de dos tomates crudos y unas hojas de albahaca, podemos aliñar una ensalada sin apenas calorías, y por otra parte, un licuado de pepino y zumo de limón, puede servir como salsa fría para acompañar o para enriquecer un filete de pescado a la plancha, resultando un plato ligero y fresco.
    Si me permiten una sugerencia y pueden permitirse una escapada, visiten el Hotel 3 Sants de Ciutadella, precioso, auténtico, cerca de la catedral. Un lugar ideal para descansar tras callejear por el precioso casco antiguo. Y lo mejor es que en el desayuno te preparan zumos a tu gusto, de naranja y zanahoria, de manzana y apio, de remolacha, arándanos y un toque de aloe vera…todo un lujo.

Pastel tibio de calabaza con zumo de melón
Para 6 personas

Ingredientes:
-1 vaso de mantequilla fundida
-1 vaso de pulpa de calabaza cocida
-1 vaso de azúcar
-200 gr. de huevos
-200 gr. de harina
-1/2 melón
-1 cucharada de levadurina royal
-Canela

Elaboración:
1)      Mezclar la mantequilla con el huevo, la calabaza, el azúcar, harina y la levadurina y unos polvos de canela
2)      Repartir en 6 moldes individuales, previamente engrasados.
3)      Salpicar con un poquito de azúcar y unas pipas de calabaza
4)      Hornear a 160º C durante 15´
5)      Licuar el melón para formar una salsa. Si no estuviese bien maduro, añadir una puntita de azúcar o miel.
6)      Servir el bizcocho tibio, acompañado del zumo de melón.



1 comentario:

  1. Hola Chef, felicito tu blog buenisimo, que tienes, me he parado en esta receta pues me ha parecido muy interesante, y de hecho quiero probarla este fin de semana. Quiero seguir tu blog, lo pondré entre mis favoritos pus tienes cosas muy elaboradas y creativas. Te recomiendo que te abras un RSS, para poder añadirte, pues no lo tienes (en mi blog explica lo que es y para que sirve), te atraerá muchos lectores, no lo dudes.
    Te invito a visitar mi blog de cocina tradicional valenciana, en http://valenciagastronomic.blogspot.com.es

    Por cierto, la ilustración de la cabecera que tienes del solomillo me recuerda al Wellingthon, pues lo hacía en mi restaurante en la carta. Un saludo del Chefgonin

    ResponderEliminar