sábado, 5 de noviembre de 2011

Cabello de angel, un placer para el goloso

El hambre agudiza el ingenio. Siempre pienso en esa frase cuando veo algún alimento que de primeras me resulta poco atractivo para el estómago. Casi puedo ver la cara del humano que por primera vez cogió una “cidra” creyendo que era una sandía y decepcionado comprendió que a aquella fruta no le podía dar un solo bocado.
    La cidra, o calabaza confitera es una fruta de la familia de las cucurbitáceas (bonito nombre), es decir, que es pariente directa de los pepinos y las calabazas.
    Típica del otoño-invierno, aguanta mucho sin estropearse e incluso es recomendable que madure para su uso.
    Es una planta que no necesita muchos cuidados, trepa perfectamente por la pared seca, haciendo que sus frutos queden colgando y nos regalen una bonita estampa.
     Pocos se atreven a preparar el famoso “cabello de ángel”, pues resulta algo laborioso y casi siempre se opta por comprarlo industrial, pero para tengan la fruta en casa, resultará unas tarea ideal para entretenerse, ahora que las horas de luz son más cortas.
    Para romper la fruta, nos ayudaremos de un martillo y un cuchillo, pues tiene la piel muy dura, o bien meterla en el horno, para medio-asarla y así se raja sola. Tras éste proceso, se trocea y se pela, eliminando las pepitas. Podemos darle una cocción adicional a la pulpa y luego, bien escurrida, la deshilacharemos con ayuda de las manos. Tras esto, la confitaremos con su mismo peso de azúcar, un poquito de agua, ralladura de limón y canela.
    Obviamente, sabemos que el cabello de ángel es el relleno estrella de las ensaimadas, aunque también es muy popular en los tortells, religiosas, bayonesas, etc. Con lo salado no suele combinarse, pero se me antoja que la unión cabello-sobrasada puede resultar interesante.

Tartaletas de cabello de ángel, crema y merengue
Para 8 personas
 
Ingredientes:
-8 moldes de tartaleta
-1 paquete de pasta brisa
-150 gr. de cabello de ángel
PARA LA CREMA
-1/2 l. de leche
-4 huevos
-150 gr. de azúcar
-60 gr. de maicena
PARA EL MERENGUE
-3 claras de huevo
-100 gr. de azúcar

Elaboración:
1)      Encamisar los moldes individuales con la pasta brisa
2)      Con unos garbanzos, que utilizaremos para la ocasión, las coceremos en blanco, para que no se hinche. Estos garbanzos podemos reutilizarlos para otras veces.
3)      Hervir la leche y en un bol mezclar huevos, maicena y azúcar.
4)      Incorporar a la leche hirviendo moviendo constantemente con ayuda de una varilla y en cuanto espese y rompa a hervir, retirar del fuego para evitar que se corte.
5)      Colar y dejar enfriar. Ya frío, mezclar con el cabello de ángel.
6)      En un recipiente limpio y seco, montar las claras de huevo sin restos de yema.
7)      Incorporar poco a poco el azúcar hasta que quede firme.
8)      Incorporar unas gotas de zumo de limón
9)      Rellenar las tartaletas con la crema y el cabello y a continuación, con ayuda de una pequeña espátula, terminarlas con el merengue.
10)  Si lo deseamos podemos dorar el merengue con un pequeño soplete.

1 comentario: