sábado, 11 de febrero de 2012

El Boniato

Batata, camote, patata de Málaga…este tubérculo, tan similar a la patata, pero de sabor dulce, está muy ligado a la temporada invernal en España, pues también se suele vender por la calle, asado, acompañando a las castañas.
    Originario de Sudamérica, portugueses y españoles lo hemos repartido por el resto del mundo, antes incluso, que a la mismísima patata. Su color varía del blanco amarillento, al naranja, según la variedad, así como su forma, pues los amarillos suelen tener un aspecto más irregular y mayor tamaño, y los anaranjados son más uniformes y pequeños. En resumidas cuentas, un boniato es una patata muy rica, dulce, con la carne prieta y mantecosa y podemos elaborarlos igual que éstas.
    Fritos, en bastones, resultan deliciosos, para acompañar una carne a la plancha como una presa de cerdo ibérico o un conejo con alioli.
    Asados y pelados, con un aliño de mostaza, semillas y miel, con unos trocitos de queso de cabra, nos servirá como un reconfortante entrante de invierno. Seguro que con el frío que se avecina, más de uno se atreverá con un buen “arros de la terra” enriquecido con unos boniatos. Y de postre, un perol de boniato as forn, con mantequilla, leche, azúcar y canela, servido tibio y coronado con una bola de helado, nos ayudará a entrar en calor.
    Crespells, panellets y conservas de boniato, para acompañar el queso…ñam, ñam, ñam.
    ¿Sabía que colocando un boniato en una maceta acabará convirtiéndose en una bonita planta colgante y que podemos comernos sus hojas salteándolas como si fueran espinacas? Pues eso…coma boniatos, que estamos en temporada, dan mucha energía y están muy bien de precio

No hay comentarios:

Publicar un comentario