sábado, 11 de febrero de 2012

Kiwi

El kiwi es el claro ejemplo de cómo una fruta exótica acaba convirtiéndose en un producto cotidiano por su buena aclimatación.
    Originario de China, no fue hasta principios de 1900 cuando comenzó a cosecharse en Nueva Zelanda. Varios años después comenzó a introducirse en Europa, convirtiéndose Italia en el primer productor mundial.
    Recuerdo, de pequeño, que en Asturias, nos enseñaban los nuevos campos sembrados con aquellos árboles colocados como vides en las riberas de los ríos, y lo complicado que resultaba conseguir que diesen frutos. 
    Unos frutos que resultaban feos y extraños, acostumbrados a las típicas manzanas, peras o naranjas, y que recordaban a la pequeña ave peluda y pico largo que habitaba las antípodas, de ahí su nombre.
    El kiwi con los años se ha asentado en nuestro mercado, pues es una fruta muy rica, sana, nutritiva y barata. Además podemos disfrutar de ella todo el año. Rica en vitamina C, pues tiene más que la naranja, resulta ideal para las dietas de adelgazamiento, para el tránsito intestinal y para todas las edades.
    Su sabor dulce y ligeramente ácido, se torna amargo y acre al calentarse, por lo que es aconsejable consumirlo en crudo o a lo sumo para elaborar mermeladas o confituras con gran cantidad de azúcar que compense el amargor.
    Una buena macedonia de fruta fresca, con kiwi y un toque de licor de naranja, es un gran final para una comida copiosa, como puede ser un gran principio de comida, una ensalada de verdes, frutos secos, jamón de pato, kiwi y una vinagreta de miel.
    Vacíe unos kiwis y rellénelos con su pulpa troceada, queso de cabra y gambas peladas, todo coronado con una buena cuchara de salsa mahonesa.
    Insustituible en una golosa fondue de chocolate, pues con este dulce nectar también casa muy bien esta curiosa fruta.
     También conseguiremos frescos helados y sorbetes, muy interesantes, como exóticos cocktails veraniegos, con o sin alcohol, que nos dan un gran aporte vitamínico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario