sábado, 28 de abril de 2012

Borrajas


La Primavera en Menorca es un puro espectáculo, pasear por el campo es disfrutar de una eclosión vegetal llena de vida y color. Tancas cubiertas de flores que logran crear el mejor de los jardines a base de amapolas, margaritas y entre otras sorpresas también borrajas azules .
La borraja, planta de la familia de las boragináceas, es una de esas verduras olvidadas en nuestra zona, es posible que debido a lo laborioso de su manipulación, pues al tener el tallo cubierto de unos pelos ligeramente espinosos es recomendable limpiarlas y pelarlas y les digo por experiencia que no es de esas cosas que me apasionen. Pero en zonas como Zaragoza, Navarra o Teruel en España y en Francia e Italia gozan de gran popularidad por lo que cada vez resulta más sencillo encontrar borrajas ya listas para cocinar frescas, congeladas o en conserva.
Si de todos modos se anima a limpiarlas usted  un buen truco es ponerse unos guantes y con ayuda de un estropajo verde tipo schot-brite, destinado solo para ese uso obviamente, frotaremos los pelos que tras la cocción no se notarán y con ayuda de una puntilla eliminaremos las partes más leñosas, siempre teniendo en cuenta que la borraja está más tierna antes de la floración.
Con sus hojas podemos darle una aplicación similar a las hojas de espinaca y con sus delicadas flores  decoraremos platos, ensaladas o podemos escarcharlas pintándolas de clara de huevo y pasándolas por azúcar para dejarlas secar por ejemplo dentro del horno apagado.
Es una verdura delicada por lo que la emplearemos siempre muy fresca y así nos aportará toda su finura, su sabor vegetal delicado, pues no debemos de olvidar que el dicho de "quedarse en agua de borrajas" no es más que un dicho, con el caldo de cocer está verdura prepararemos sopas sustanciosas o un delicioso arroz con borrajas, unos espárragos silvestres y como hay que dar trabajo un puñado de gambas de las nuestras. Todo un lujo y todo queda en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario