viernes, 30 de noviembre de 2012

ARZAK


La ocasión la pintan calva y aprovechando la visita a San Sebastián con motivo de la Gastronómika, no podía dejar pasar la oportunidad de comer en uno de los templos de la buena mesa de nuestro país.
    Desde que comenzé en esto de la cocina, Arzak era el restaurante referencia, con una trayectoria impresionante.
    Situado en el alto de Miracruz en la parte alta de la ciudad, este restaurante ya centenario, comenzó como un bar con despacho de vinos, que con el tiempo cogió mucha fama por la buena cocina de la madre de Juan Mari, especializada en banquetes, y tras la incursión de este, en lo que es hoy en día.
    Obviamente no les voy a comentar la comida pues yo no soy nadie para ello, para eso ya existen críticos especializados y multitud de comentarios vía internet, realmente tampoco tenía intención de descubrir su cocina, lo que realmente me intrigaba era el como un cocinero puede estar tantos años en la cima y atesorar un currículum del cual una décima parte quisiera para mí, ese es el éxito.
    Juan Mari, que cuenta con 70 años, consiguió su primera estrella michelín en 1974 (cuando yo nací) y atesora la tercera desde 1989. Premio nacional de gastronomía, la medalla al mérito turístico, mejor cocinero de España , vasco universal,  etc... y su restaurante pertenece a las exclusivas asociaciones Relais et Chateux, Traditión et Qualité y Les milleures tables du monde, ¡casi nada!  y todo en un local situado al lado de una carretera muy transitada y con un local sin vistas exteriores…lo que hace que todavía tenga más merito y creo que es gracias a su personalidad arrolladora e inquieta, que ha sabido qué fichas mover y que en la unión está la fuerza, la unión entre cocineros para conseguir que Euskadi sea el destino gastronómico por excelencia, primero como impulsor de la Nueva Cocina Vasca, con el apadrinamiento del mayor chef mediático del momento, que era Paul Bocuse, y luego a la estela del potencial creativo Ferrán Adriá, consiguiendo encumbrar  la cocina española a lo más alto y a su hija Elena como la mejor cocinera del mundo según la revista "Restaurant".
    Como los grandes maestros del arte, ha manejado todas las tendencias, desde la cocina clásica, la tradicional, la creativa o el asesoramiento de grandes compañías alimentarias, y pienso en todo esto mientras observo el comedor donde los camareros atienden con una sincronización metódica pero sin perder la amabilidad original de una casa de comidas, lo que en un inicio fue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario